¿Qué necesita tu botiquín de primeros auxilios?

¿Qué necesita tu botiquín de primeros auxilios?

Ya sea en nuestro hogar, escuela, trabajo, o al lugar vamos a vacacionar; es importante disponer de un botiquín de primeros auxilios para casos de emergencia, debe ser de fácil acceso, tener implementos en buen estado, estar en un lugar limpio y listo para su uso ya que no sabemos que accidentes nos pueda ocurrir. En una situación de supervivencia al estar solos, debemos actuar de manera pronta y precisa, dependiendo del tipo de lesión, es necesario tratarla con las medidas básicas hasta poder conseguir ayuda profesional, eso sí, siempre manteniendo la calma.

Veamos el siguiente ejemplo: Te encuentras en una montaña y eres atacado por un animal salvaje (lobo) en la mitad del bosque y estás solo. ¿Qué harías? Limpiar las heridas causadas por el animal con los implementos que llevas en tu botiquín, luego cubrirlas con gasas y dirigirte hasta el centro asistencial más cercano.

Veamos otro ejemplo: Eres mordido por una serpiente venenosa. ¿Qué harías en esta situación? Debemos inmovilizar a la víctima en una posición en la que su corazón esté a un nivel más alto que la herida. Limpiar su herida con gasa y luego secarla. Realizar un torniquete y esperar ayuda. ¿Qué es un botiquín de primeros auxilios? Un botiquín de primeros auxilios es un contenedor en el cual se almacenan elementos indispensables para la supervivencia, dependiendo sea el caso. Estos comúnmente tienen en su interior: Apósitos o curitas, vendas, guantes desechables, protector facial y mascarilla, parches de gasa, algodones, toallitas limpiadoras, tijeras o pinzas, entre otros elementos.

Nunca está de más tener un poco de conocimiento sobre el tema, sobre todo cuando se trata de nuestra propia vida o la de terceros.

Los imprescindibles para estar preparado este verano

Los imprescindibles para estar preparado este verano

Protector solar: 

La exposición al sol es beneficiosa para nuestro cuerpo gracias a su vitamina D, actúa en nuestro organismo, mejorando nuestro estado de ánimo, puede reducir la tensión arterial, y hasta puede ayudar a combatir algunas enfermedades de la piel que tengamos; ya sea acné, vitíligo, entre otras. Pero, como todo en exceso es malo; cuando nos exponemos excesivamente a los rayos UV del sol, esto puede causar envejecimiento prematuro de la piel, o hasta cáncer.

Por ello es necesario utilizar protector o bloqueador solar. El protector solar es el producto más importante para las zonas con altas temperaturas. Ya seas de Venezuela, de Panamá o de cualquier otro país con temperaturas altas, siempre debemos cuidarnos usando protector solar. Es un producto que generalmente viene en presentación de crema o spray. Su principal función es proteger nuestra piel del daño que les pueda causar los rayos UV (ultravioleta) del sol. 

Los protectores solares funcionan como un obstáculo protector entre nuestra piel y los rayos UV del sol. Contienen moléculas especialmente hechas para que la cantidad de rayos UV que penetre a nuestra piel sea mínima y no nos causen daño.
Una parte de estas moléculas forma dos barreras protectoras: una absorbe la radiación, y la otra parte actúa como bloqueador físico y reflejan esos fotones (partículas mínimas del sol) de UV antes de ser absorbidos por nuestro ADN.

Este producto es importante tenerlo en nuestro botiquín.

Materiales para curas:

Debemos tener en cuenta que hay diferentes tipos de lesiones: ya sea cortaduras, quemaduras, fracturas, etc. Todas ellas deben ser curadas con materiales especiales para cada una, las cortaduras deben ser lavadas con solución estéril y cubiertas para evitar sean infectadas, al igual que las quemaduras, existen fracturas abiertas: en donde existe una ruptura del tejido muscular y la piel, y hay exposición del tejido óseo; por lo que deben ser cubiertas para evitar contaminación. Esto puede ser realizado con el botiquín de primeros auxilios que posea los elementos necesarios para tratar cualquiera de estas lesiones, desde vendajes, soluciones antisépticas y guantes desechables hasta tijeras y pinzas. Eso sí, siempre manteniendo la calma. En el caso de que estemos en una situación de fractura en el brazo, deberemos improvisar un cabestrillo con los materiales que tengamos alrededor. Primero desinfectar la herida (en el caso de que sea una fractura abierta), vendar la herida, y luego hacer nuestro cabestrillo con tela, colocándolo alrededor del cuello para inmovilizar el brazo si la fractura es de este, o con tablas de madera hasta que podamos conseguir ayuda de profesionales. También podríamos tomar analgésicos para aliviar un poco el dolor.

Los fármacos más habituales:

Los principales medicamentos recomendados por los expertos que son esenciales en un botiquín son los siguientes: El Gel de Aloe Vera o también conocido como “La planta de los mil usos”. Es un potente regenerador y cicatrizante ya que contiene vitaminas A y C, también cuenta con algunos aminoácidos y antraquinonas los cuales ayudan a calmar picaduras, mejora patologías como la psoriasis, etc.

Otro fármaco recomendado son los analgésicos. Los cuales son medicamentos potentes los cuales interfieren con la transmisión de la parte del sistema nervioso por donde percibimos el dolor. De esta forma alivian o reducen el dolor.
La aspirina también forma parte de esta lista, el cual es un medicamento que reduce la coagulación de la sangre, la fiebre y la inflamación.
Y por último la crema de hidrocortisona. Se usa para tratar la hinchazón y el enrojecimiento.

Contra los insectos:

Todos conocemos lo que es una picada de mosquito, a todos nos enfada que un mosquito nos esté volando en el oído y no nos deje dormir. Por esta razón es muy importante tener en nuestro botiquín un repelente de insectos, en el caso de que tengamos un accidente y no podamos ser rescatados, nos tocará improvisar un refugio para pasar la noche y el repelente será de gran ayuda para pasar una noche “agradable”.
Los repelentes de insectos son compuestos químicos aplicados en la piel, los cuales evitan que los insectos se fijen y nos piquen. Generalmente los podemos encontrar en crema o en aerosol.
Los repelentes interfieren con los receptores de las antenas de los mosquitos, y esto evita que se asienten en la piel y nos piquen.
En el caso de que no tengamos repelentes, podríamos usar una loción de calamina.
La loción de calamina sirve como auxiliar en el tratamiento contra la comezón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *